6 usos sorprendentes del tomate en belleza

En ensaladas, zumo, pasta, pizza…el tomate está muy presente en nuestra dieta. Sabemos que es antioxidante gracias al licopeno, que tiene hierro, potasio y fósforo y que es bajo en calorías, pero lo que probablemente no sepas es la cantidad de usos y propiedades que tiene en belleza.

En ensaladas, zumo, pasta, pizza…el tomate está muy presente en nuestra dieta. Sabemos que es antioxidante gracias al licopeno, que tiene hierro, potasio y fósforo y que es bajo en calorías, pero lo que probablemente no sepas es la cantidad de usos y propiedades que tiene en belleza. La comunidad extremeña aporta un 75% de la producción nacional, y ya hay empresas como Cosmética Natural de Licopeno que han descubierto el potencial del tomate como ingrediente cosmético. Nosotros te traemos algunos trucos para que puedas utilizarlo en casa y disfrutar de sus beneficios. Toma nota:

1.- Como mascarilla limpiadora. Necesitamos dos tomates un poco maduros y una cucharada de glicerina. Retiramos la piel de los tomates y batimos junto con la glicerina. Aplicamos en el rostro y dejamos actuar unos 15 ó 20 minutos, retiramos con un algodón empapado en agua tibia. El resultado es una piel muy suave y libre de impurezas.

2.- Gel corporal exfoliante. Pica dos tomates y mézclalos con tres cucharadas de harina de avena y una cucharadita de aceite de oliva. Aplica la mezcla sobre la piel masajeándola, retírala con agua y podrás comprobar como tu piel luce radiante y sin células muertas.

Si lo que te preocupan son las espinillas en la espalda haz lo mismo pero mezclando los tomates con zumo de limón.

3.- Fortalece el cabello. Si tu melena está dañada, utiliza zumo de tomate sobre el pelo húmedo, déjalo actuar un mínimo de media hora y lávalo con tu champú habitual. ¡Notarás tu cabello más fuerte y brillante!

4.- Para calmar la piel enrojecida e irritada. Si te has quemado con el sol o sufres cualquier tipo de irritación en la piel, crea una salsa con zumo de tomate y aceite de oliva, aplícala sobre la zona afectada y verás como se calma tu piel. Además ayudará a que tu bronceado dure más tiempo.

5.- Estimulante de la circulación.  Hierve un kilo de tomates maduros durante diez minutos en dos litros de agua, tritura. Aplica en el cuerpo este pure, especialmente por las piernas  y deja actuar durante 15 minutos, aclara con agua fría. Notarás como se reactiva tu circulación e incluso coayuda a luchar contra la retención de líquidos.

6.- Tónico refrescante. Simplemente con el rostro limpio pasa la mitad de un tomate, enjuaga y comprueba como notas tu piel fresca y revitalizada en un minuto.