¿Qué son los hipopresivos?

El ejercicio hipropesivo se basa en la presión-tensión y dependen básicamente de la apnea o contención de la respiración y de la reeducación corporal.

Desde que famosas como Pilar Rubio o Amaia Salamanca han confesado haberse recuperado de sus embarazos a base de hipopresivos parece que este tipo de  abdominales se hayan puesto de moda. Los beneficios de esta practica es extensiva a cualquier persona y no sólo a las mujeres que han estado embarazadas, aunque es cierto que estos vienen muy bien para reforzar el suelo pélvico. La reducción de cintura, el aumento de la capacidad respiratoria, mejora de la flexibilidad,la disminución de barriga o abdomen, menos dolores de espalda y la mejora postural son otros de sus beneficios.

El ejercicio hipropesivo se basa en la presión-tensión y dependen básicamente de la apnea o contención de la respiración y de la reeducación corporal. Antes de continuar, debemos decir que es importante que las primeras sesiones sean dirigidas por un profesional que te indique que tipo de hipopresivos son los adecuados para ti y cómo realizarlos.

Como decimos, la colocación postural correcta es básica para la realización de los ejercicios hipopresivos(espalda recta, cuello estirado…).

Intenta evitar hacerlos después de comer o antes de acostarte, pues es habitual que actives tu energía y te cueste conciliar el sueño después, por esto la hora perfecta para hacerlos es la primera de la mañana.

Postura de Maya, postura de Hestia o postura de Demeter son algunos de los tipos de hipopresivos que se pueden realizar.

La postura de Demeter, la más sencilla, se realiza tumbada boca arriba. Comienzas tomando aire en dos segundos, se expulsa en cuatro segundos; esta respiración se repite tres veces, y en la última exhalación dejas el cuerpo vacío de aire, y contraes el abdomen, abriendo las costillas, tienes que sentir como si tus órganos internos estuvieran siendo aspirados. Repetir este ejercicio tres veces.