¿Has oído hablar de las aguas de sabores?

Las aguas de sabores son una excelente opción que además puedes preparar tú misma.

Si habitualmente los expertos recomiendan beber entre 1’5 y 2 litros de agua al día esta necesidad toma aún más peso en este momento del año. Y es que tan preciado líquido además de hidratar y controlar la temperatura de nuestro cuerpo nos ayuda a cuidar nuestra piel, eliminar toxinas e incluso controlar el peso.

Si te cuesta llegar a esta cantidad las aguas de sabores son una excelente opción que además puedes preparar tú misma.

Agua de sandía y menta

Deja macerar en un litro de agua durante 12 horas 400 gr de sandía cortados en trocitos pequeños, unas hojas de menta fresca y un chorrito de limón.

Los beneficios de la menta y el limón te ayudarán a relajarte y a mejorar tu digestión mientras que la sandía es antioxidante y rica en vitaminas además de proporcionar energía y reducir los daños provocados por el sol en la piel.

Agua de piña y pepino

Tan sólo necesitarás un par de rodajas de piña cortada en pedazos, medio pepino y un litro de agua. Dejar enfriar durante varias horas.

Por sus propiedades diuréticas la piña evita la celulitis y la retención de líquidos. El pepino contribuye a una buena circulación sanguínea y hará que esta agua sea de lo más refrescante.

Agua de coco

El coco es un potentísimo antioxidante, además de beneficioso para la digestión y rico en sales minerales.

Mezcla el agua de un coco fresco (una media taza es suficiente) con dos cucharadas de aloe vera, un chorrito de limón y un vaso de agua y déjalo reposar un rato.