Y ahora, ¿cómo hacemos frente a los excesos navideños?

Las fiestas ya han terminado, ahora toca recuperar la normalidad

Las fiestas ya han terminado, pero ahora toca recuperar la normalidad. Si nos hemos dejado llevar por las tentaciones –y lo más probable es que lo hayamos hecho-, es el momento de dejar los remordimientos a un lado y pasar a la acción.

Según una encuesta realizada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), el 73 % de los españoles realizamos entre dos o tres comidas extraordinarias con familiares y amigos durante las fechas navideñas, y siete de cada diez afirmamos haber cometido excesos de comida y bebida.

Foto1_piel

Esto supone, aparte de los kilos de más (una media de 2 a 5 kilos), que nuestro hígado y riñones se puedan ver afectados, lo que puede producir hinchazón de tripa, ardores, náuseas, vómitos o jaquecas.

Esta misma encuesta, también confirma que el 37% de los españoles sufrimos algún trastorno digestivo como consecuencia de la abundante ingesta de comida y bebida en estos días pasados.

Foto2

De acuerdo, no podemos retroceder en el tiempo y de nada sirve lamentarlo, entonces, ¿qué podemos hacer ahora?

Pues toca aumentar el ejercicio físico y comer menos y más ligero. Empecemos por la alimentación: elige frutas, hortalizas y verduras, son un gran aliado no solo para perder peso, sino también para reequilibrar nuestro hígado y riñones, y una perfecta opción para comer algo entre otras.

A la hora de la comida, sírvete siempre en el plato y evita los fritos, rebozados y salsas. Los platos fríos como ensaladas, carpaccios, tartares o sahimi son una estupenda opción.

Foto3

Cena lo más ligero posible, y a ser posible pronto, así tendremos más tiempo para hacer la digestión. Verduras crudas o cocidas, y algo de proteína como pescado, pavo, pollo, quesos magros o huevos, son una estupendísima opción.

Las estrellas para depurar el hígado y evitar problemas digestivos son la alcachofa, el cardo y el apio. El hinojo también nos hará mucho bien pues evita la formación de gases intestinales, aliviando la pesadez, la hinchazón y las flatulencias.

Foto4

En cuanto al ejercicio físico, si no te gusta el gimnasio o no consigues sacar tiempo, muévete: sube las escaleras andando, bájate una parada de metro o autobús antes, aparca un poco más lejos, pasea por la naturaleza…

Si combinamos todo esto con beber mucho agua, descansar bien y cuidar nuestra mente con una actitud positiva, nuestro comienzo de 2019 será inmejorable.