Exposición en Ruta de la Plata hasta el 20 de Abril

Ruta de la Plata suma esfuerzos con instituciones, organizaciones, asociaciones para potenciar, visibilizar y divulgar la cultura, la sostenibilidad y el amor por la tierra, además comenzamos a crear conciencia para conseguir un mejor lugar donde vivir, tanto para las generaciones actuales como para las  venideras.

En el paraguas de nuestro proyecto ORIGEN y mediante una exposición singular, damos altavoz a una fiesta, que este año se celebraría 9-10 de Abril, pero que por motivos obvios no se podrá celebrar y por ello, más razón aun para exponerla, “El Capazo”, un rito arcaico de los mas antiguos de Extremadura.

Se celebra en un pueblo de la Sierra de Gata que se llama Torre de Don Miguel. Los mozos, coincidiendo con la llegada de la Virgen al pueblo, suben a la sierra y cortan un roble de unos cinco metros de altura provisto de horcas. Tras arrastrarlo hasta los pies de la iglesia, lo clavan en el suelo y así permanecerá, durante los días previos a la celebración.  Es el sábado siguiente al Domingo de Resurrección, unas horas antes de la medianoche, el muñidor con su tamboril y su gaita (flauta) acompañado por las capaceras pasea su música por las angostas calles de Torre hasta llegar a la puerta donde espera el Camuñas, oficiante del rito “El Capazo”. Ataviado con pantalón y chambra negros y, sobre los hombros, una piel de macho cabrío anudada a la cintura con un correaje que sujeta un cencerro por delante y cinco por detrás. Sobre su cabeza, un saco de fardo y el rostro manchado de negro.

Las mujeres con sus cánticos, bailes y vítores al son del tamboril las encargadas de despertarlo, para acompañarlo por las calles del pueblo. El Camuñas, con su baile y el sonar de los cencerros avisa y recoge a los capaceros en las diferentes calles ataviados éstos como los antiguos molineros: sacos abiertos y chalecos de fardo. Durante este recorrido, los bodegueros ofrecerán vino y viandas a la comitiva y visitantes en la Ruta por las Bodegas con los afamados caldos de la Sierra de Gata. Durante este recorrido será El Camuñas el encargado de entregar las capacetas (utilizadas para prensar la aceituna en los molinos y que se encuentran impregnadas de aceite) a los capaceros para ser quemadas posteriormente en la plaza.

Los capaceros, mujeres y niño/as bailan al son del tamboril del muñidor, siguiendo siempre los pasos de El Camuñas que, al saltar, hace sonar los cencerros, extendiendo su llamada hasta el último rincón del pueblo.

La exposición recoge este rito, mediante fotografías de Jorge Armestar, además de maniquíes ataviados con los distintos ropajes de los participantes, así como los productos típicos de la zona.

Esta fiesta tiene un  objetivo principal, ser un exponente sobre la riqueza potencial de EXTREMADURA. Claro ejemplo de la lucha contra el Despoblamiento en las zonas rurales, colaborando en acciones que fortalezcan las sinergias entre todos, definiéndola como una celebración que se exterioriza mirando a Extremadura. El Capazo no pierde su identidad con el paso del tiempo ni la riqueza de su pasado, por  su inmenso legado cultural haciéndolo único.

Mas información

https://www.fiestaelcapazo.com